Anemia

La anemia es una condición debida a una baja concentración de hemoglobina en la sangre. La hemoglobina es una molécula de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno a los tejidos. De allí que cuando se padece anemia el cuerpo no recibe suficiente oxígeno y la persona se siente agotada. Existen muchos tipos de anemia, dependiendo de su causa u origen, y pueden llegar a ser crónicas (a largo plazo) o temporales. Puede variar en intensidad, leve o grave. La anemia ferropénica, causada por la deficiencia de hierro, es el tipo más común. De allí que los suplementos vitamínicos sean de gran utilidad a la hora de combatir la anemia.

Causas

 

La anemia puede ser causada por distintos problemas, entre los que se encuentran:

  • Cambios en el estómago o los intestinos.
  • Problemas del sistema inmunológico.
  • Problemas con la médula ósea.
  • Varias enfermedades como el hiper e hipotiroidismo, así como enfermedades crónicas.
  • Pérdida lenta de sangre (periodos menstruales intensos o úlceras estomacales).
  • Pérdida súbita de sangre.
  • Consumo de ciertos fármacos.
  • Alimentación deficiente o malabsorción (malnutrición, alcoholismo crónico).
  • Deficiencia de ciertas vitaminas, minerales y nutrientes (déficit de ácido fólico, vitamina B12 y hierro).

Síntomas

Cuando se padece una anemia leve es posible que no se perciba ningún síntoma. Al agravarse la condición, pueden presentarse los primeros síntomas. Estos incluyen la sensación de debilidad o cansancio prolongado (astenia), dolor de cabeza y dificultad para concentrarse. Si la anemia empeora, pueden aparecer otros síntomas, como:

  • Palpitaciones y taquicardia.
  • Falta de aire (disnea) y dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.
  • Uñas quebradizas.
  • Problemas cognitivos.

Es posible que también se produzcan cambios de carácter, tales como irritabilidad, tristeza, desinterés, abatimiento, entre otros. En ocasiones las personas con anemia prolongada llegan a acostumbrarse a tal punto que no presentan síntomas a menos que haya un descenso brusco en los niveles de hemoglobina.

Grupos de riesgo

La anemia puede afectar más a ciertas personas que a otras, dependiendo de ciertos factores. En general, las personas más propensas a sufrir de anemia son:

  • Personas con enfermedades crónicas.
  • Personas con factores hereditarios de anemia.
  • Mujeres en edad fértil, debido a la menstruación y el embarazo.
  • Personas ancianas.

 

Tratamiento

La anemia es un estado causado por enfermedades o padecimientos que ya hemos mencionado. Por ello, la eliminación de tales causas supone la curación de la anemia. El tratamiento generalmente incluye:

  • Transfusiones de sangre.
  • Corticoesteroides y otros medicamentos inhibidores del sistema inmunológico.
  • Eritropoyetina, medicamento coadyuvante en la producción de células sanguíneas en la médula ósea.

El tratamiento para la anemia también incluye el consumo de suplementos vitamínicos y dietarios que contengan hierro, cobre, vitamina B6 y B12, vitamina C, vitamina E y ácido fólico. El hierro es necesario para producir la hemoglobina, así que su deficiencia puede ser la causa de la anemia. La deficiencia de vitamina B12 también puede causar la anemia, mientras que la vitamina C ayuda a absorber el hierro. Productos dietarios como el aceite de pescado, la espirulina, la levadura de cerveza, la jalea real y el germen de trigo también pueden ayudar a combatir la anemia. Del mismo modo los productos naturistas que contengan flavonoides, antioxidantes, aminoácidos y ácidos grasos. En tiendasuplementos puedes encontrar todos los productos dietarios, suplementos y productos naturistas necesarios para ayudarte a eliminar la anemia y mejorar tu calidad de vida.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.